Por Martha Pine Andrade

(Guayaquil, julio 29).- La comunicación ha crecido exponencialmente en los últimos años. No solo por el crecimiento de la población, sino también por la famosa globalización. Estamos más conectados, a cada momento, desde donde sea que nos encontremos. Esto ha influenciado a diversas instituciones, como la educativa, laboral y por supuesto, la deportiva.

El ámbito deportivo es uno que siempre ha estado presente en nuestro país. Especialmente si hablamos de fútbol, el deporte más popular del Ecuador, sobre todo luego de la participación de la Selección Nacional en los mundiales FIFA del año 2002, 2006 y 2014. Tampoco se puede dejar de lado el tenis, baloncesto, atletismo y ciclismo.

Pero la importancia cultural del deporte, también ha provocado que las entidades deportivas se organicen en diversas federaciones con el fin de regirse bajo un mismo lineamiento de objetivos, metas y estándares. Esto ha hecho que diversas entidades e incluso clubes ganen mayor prestigio cada año.

Por esta razón, es fundamental mantener una estrategia comunicacional. Es clave para las entidades mantener una línea de comunicación tanto interna como externa, permitiendo que la organización se mantenga en contacto con sus seguidores, mantenga su imagen y claro, se vuelva competitiva en el marco nacional, e incluso, internacional.

De la misma manera, aquellos directivos de ligas y clubes deportivos, deben utilizar la comunicación como una pieza clave de estrategia para garantizar el éxito corporativo que su institución posee. Una vez planteada esta estrategia, se puede motivar, acercar y encantar al público para la práctica del deporte que se representa.

Martha Pine, es una experta en análisis de comunicación digital, relaciones públicas y estrategias de mercadeo.

Pero, ¿cuáles son algunos de los objetivos que deben buscar estas entidades deportivas? Según Zapata (2010), mediante la comunicación deportiva se pueden establecer metas tales como:

  • Comercializar o vender un servicio deportivo
  • Crear un sitio Web.
  • Hacer que la comunidad o los usuarios se acerquen al instituto de deportes o liga.
  • Incrementar el número de usuarios del gimnasio. (En caso de tenerlo)
  • Lograr que los niños se inscriban en la escuela de fútbol.
  • Incrementar el número de participantes en el grupo de la tercera edad.
  • Alcanzar una buena asistencia de aficionados al escenario deportivo el fin de semana.
  • Conseguir la vinculación de un nuevo patrocinador a la entidad.
  • Abrir la página deportiva del periódico y escuchar en el programa de radio y televisión una información sobre los deportistas de la organización.

Por otro lado, las entidades deportivas deben estar preparadas para las exigencias de diferentes comunidades financieras, accionistas o incluso marcas que busquen patrocinarlos. Por eso es necesario que mantengan su imagen no solo hacia sus seguidores sino también en el medio que se desempeñan.

Sin duda, la comunicación juega un rol fundamental en estas instituciones deportivas, que necesitan herramientas, estrategias y un correcto manejo comunicacional para cumplir sus objetivos. La comunicación deportiva ha evolucionado y lo seguirá haciendo de la mano de la era digital. Así seguirá impactando a cientos de hinchas, abriendo nuevos campos de investigación y llegando a los siguientes amantes del deporte.