(Guayaquil, junio 9).- La surfista Dominic Barona cumplió su sueño de llegar a sus primeros Juegos Olímpicos. Así que apenas arribó a Guayaquil tras participar en el Campeonato Mundial en El Salvador quiso compartir su alegría con los ecuatorianos, entre ellos el presidente del Comité Olímpico Ecuatoriano Augusto Morán.

Las felicitaciones no se hicieron esperar por parte del titular del COE quien la recibió en su despacho. A pesar del cansancio por las horas de vuelo Mimi no deja de sonreír; y es que el pasado fin de semana enorgulleció a todo un país al ser la primera surfista ecuatoriana en clasificar a unos Juegos Olímpicos, Tokio 2020, la edición número 32 donde se estrenará la disciplina por primera vez en la historia.

“Todavía no me lo creo es difícil de asimilarlo”, señala Mimi mientras sostiene en sus manos el reconocimiento que se le entregó a los atletas clasificados. “Es la primera vez en la historia que el surf está dentro de los Juegos Olímpicos así que es un sentimiento que todavía no encuentro palabras… Cuando a cada uno le dieron el pase y el reconocimiento de los Juegos Olímpicos. Estar dentro de las mejores 20 chicas del mundo me llenó el alma y esto no lo hubiésemos logrado sin el apoyo de mi familia, de Dios, de toda la gente que siempre me ha estado conmigo, que ha creído en mí. Ahora vamos por el otro sueño que es tener alguna medalla olímpica”.

En el ISA World Surfing Games en El Salvador Mimi vivió sentimientos encontrados. Primero se sintió decepcionada cuando se eliminó en la tercera ronda del repechaje. “Fue un campeonato con muchas emociones, fui a dar lo mejor de mí, las cosas no se dieron, había entrenado bastante para este evento sabía que era la última chance para poder llegar a Tokio; en primer momento sentí que había decepcionado mucho a mi equipo, a mi país”, cuenta.

Sin embargo, aquella medalla de plata alcanzada en los Juegos Panamericanos Lima 2019 le dio esperanzas, sobre todo porque la campeona de ese evento, la peruana Daniela Rosas, quien ya tenía el único boleto que se entregó en esa justa deportiva, avanzó en cada fase del Mundial hasta instalarse en la final.

“En este caso Daniela Rosas, que es mi amiga, había ganado los Panamericanos así que con la clasificación que ella hizo directamente acá (Mundial) abrió mi cupo en los Panamericanos. Super agradecida, sé que todo el esfuerzo y la dedicación no de ahora sino de todos los años de carrera están plasmados y es un sueño hecho realidad”.