(Guayaquil, junio 11). – La Selección de Chile vivió una de las ridiculizaciones más grandes en su historia. La FIFA desestimó la denuncia de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional de Chile y aseguró la participación de Ecuador en la Copa Mundial de Fútbol Catar 2022. El rechazo del máximo ente futbolístico en el mundo generó una nueva ola de burlas contra la Selección de Chile. A continuación repasaremos las razones de sus conflictos históricos en Sudamérica.

La Selección de Chile mantuvo disputas con las 9 selecciones nacionales pertenecientes a la Confederación Sudamericana de Fútbol. Los conflictos con Argentina, Bolivia, Perú, Uruguay y Ecuador se relacionan a tensiones múltiples que tuvieron una trascendencia internacional lo que perpetuó un sentimiento de rechazo por parte de los hinchas. Por su parte, las problemáticas presentadas ante Brasil y Colombia tuvieron relación con un hecho polémico registrado en cancha que creó una oleada de comentarios burlescos en simpatizantes. Finalmente, Paraguay y Venezuela no han registrado una disputa directa. Sin embargo, se mostraron contrarios a las acciones en escritorio por parte del directorio chileno.

Los conflictos étnicos, culturales, territoriales y políticos trascendieron al ámbito deportivo. Los hinchas de las selecciones acogieron los reclamos nacionales y asumieron una postura general contra la selección chilena. Por otro lado, los comportamientos de soberbia evidenciados por parte de varios representantes crearon un sentimiento de antipatía ante una de las generaciones más exitosas del fútbol sudamericano. Tras el último papelón, se reafirmó la tendencia sudamericana de rechazo al accionar dirigencial de la ANFP.