(Quito, julio 28).- Felipe Proaño es uno de los escaladores más motivados de Ecuador y que ha contribuido al crecimiento y evolución de este deporte en el país. Durante más de un mes, Felipe, emprendió una expedición al Valle de Rurec en Perú; un viaje planificado hace un año y que necesitó investigación, preparación y logística que lo llevó a salir de su zona de confort. Felipe de la mano de TITANIUM crearon historias insuperables desde el viernes 14 de mayo que inició el viaje a los Canales de Rurec, acompañado de un importante equipo de trabajo conformado por cuatro personas más. El objetivo de esta expedición se dividió en tres componentes: el proyecto Canales de Rurec, con el fin de realizar una prospección arqueológica en el lugar; abrir una línea de Big Wall y por último escalar el Cerro Tornillo.

La expedición se realizó dentro del área denominada Cordillera Blanca, centro-norte de Perú; un lugar histórico para el montañismo. Allí, en Rurec, Felipe junto a su equipo escalaron una Big Wall de 500 metros llamada Chaupi Huanca; famosa por tener la ruta más dura del Perú. En este reto, Felipe Proaño, se vio enfrentado a varias adversidades climáticas y técnicas; sin embargo, realizó una ascensión importante a pesar de la dura escalada tanto a nivel técnico, como en dificultad y nivel de peligro.

Tras esta hazaña y gran esfuerzo realizado en Rurec, Felipe, continuó a Cerro Tornillo; un sitio que había sido visitado una sola vez en la historia. Aquí, el mayor logro de Felipe fue escalar los tres picos principales (Huanca Punta, Chaupi Jirca y Cerro Tornillo) y lograr establecer nuevas rutas. Esto significa marcar un nuevo punto desde el piso a la cumbre que nunca ha sido escalado por alguien en la historia; y en términos más técnicos se conoce como un primer ascenso. La importancia de esta intervención y ascenso en Cerro Tornillo es debido a que Felipe y su equipo fueron el segundo grupo en la historia en visitar el lugar.

Mientras que en Chaupi Jirca pudo abrir una nueva ruta de 500 metros que la nombraron Euphoria; de igual manera, Felipe, logró establecer otras varias rutas más pequeñas en otras paredes demostrando su entrega y dedicación que lo hacen sobresalir dentro de este deporte. En los últimos días en Perú, Felipe Proaño, estuvo en Huaraz dedicándose a hacer escalada deportiva; donde logró escalar una ruta dura a 4.500 metros que en graduación técnica es 8a. Felipe regresó al país a finales de junio, en donde permanecerá unos meses antes de emprender su última expedición del año en el mes de octubre y continuar con sus apasionantes ascensos; poniendo el nombre del Ecuador en alto dentro de este deporte.

Sobre Felipe Proaño

Felipe Proaño comenzó a escalar las montañas de Ecuador en 2003 y gradualmente se involucró en la escalada en roca. Con el tiempo sus habilidades crecieron rápidamente pero lamentablemente sufrió un accidente en el pico Iliniza Norte, al tratar de abrir una nueva ruta, que lo dejó fuera de la montaña y la roca durante casi 3 años. Con el tiempo, nuevos lugares en nuestro país se convirtieron en su campo de entrenamiento hasta que fue por su primer Gran Muralla, La Esfinge en Perú en 2011. Sus objetivos continuaron en el Valle de Yosemite y decenas de otros sitios.

Felipe ha formado parte del desarrollo de rutas de escalada en Ecuador, el desarrollo de nuevas áreas como las Columnas de Tangán y las Torres de Simiatug, y la contribución al crecimiento y evolución del deporte. Actualmente, es presidente de la Andean Access Foundation, anfitrión del Reel Rock Tour en Ecuador y en proceso de convertirse en guía de la IFMGA. Felipe es autor del primer y segundo libro Rutas de Escalada en Ecuador. Se le atribuye docenas de primeros ascensos en Ecuador, repeticiones en Colorado, Alaska, Arizona y más de 20 ascensos exitosos al Big Wall.

Fuentes adicionales

https://www.feli-pro.com/expeditions/peru-2021