(Quito, junio 22).- La mañana de este martes en conferencia de prensa brindada en los predios del estadio Gonzalo Pozo Ripalda fueron presentados los nuevos refuerzos de Aucas, el zaguero central Gonzalo Verón y el mediocampista Fabricio Fontaninil, ambos de nacionalidad argentina y que llegan a reforzar al plantel por pedido del estratega Héctor Bidoglio, que junto al gerente del club Andrés Báez fueron encargados de presentarlos y entregarles las camisetas de la institución que estarán defendiendo.

Andrés Báez comenzó expresando su deseo porque el aporte tanto de Fontanini, como de Verón sea el que espera la hinchada oriental: “Bienvenidos a esta gran institución Gonzalo Verón y Fontanini, yo creo que vamos a hacer historia en esta segunda fase”, manifestó en principio.

De igual manera supo indicar que a pedido del estratega van gestionando la llegada de un último refuerzo para el equipo: “El profe nos ha pedido un refuerzo más y esperemos en estos días poder confirmarlo y este sería el último refuerzo que vendrá. Queremos reforzarnos con calidad, no cantidad”, puntualizó.

Así mismo Bidoglio dejó en claro lo satisfecho que se encuentra con su grupo de trabajo: “Tal vez podremos reforzar con una posición más, pero sino se da por la situación económica, estamos conformes con el equipo que tenemos y queremos ser protagonistas. Estoy contento con el grupo y el plantel que armamos, hemos visto una gran predisposición”, señaló.

Gonzalo Verón agradeció la confianza recibida por los directivos, al tiempo de confesar que fue Víctor Figueroa que hizo más fácil la toma de la decisión para que llegue a Aucas: “Todos sabemos lo que significa Aucas en el Ecuador. La decisión fue fácil y me ayudó mucho Víctor Figueroa. Estamos contentos por la forma que trabaja Héctor (Bidoglio) y contentos por la forma que nos recibieron los compañeros”

Finalmente Fabricio Fontanini, señaló que esperan dejar en la cancha todo lo mejor de su trabajo para ubicar al equipo oriental en puestos estelares dentro del torneo nacional, en el que la primera fase ha sido prácticamente para el olvido.