(Manta, febrero 10).- El presidente de Delfín, José Delgado, en una amplía entrevista el programa Sin Filtros, se refirió a la actualidad del cuadro ‘cetáceo’, lo que significó la obtención de su primer título en el fútbol ecuatoriano y el día a día de su máximo dirigente.

Delgado, indicó que hubo varios factores los que incidieron en la obtención del título de la Liga Pro 2019: “La planificación, el orden, la organización en formar una estructura, un equipo de trabajo, una visión a futuro y proyectar lo que nosotros queríamos. Considero que hoy estamos cosechando lo que planificamos desde el 2014, desde que José Delgado asumió ese reto y de tomar un equipo que estaba a punto de desaparecer del fútbol pero que veía un potencial por lo que significaba Delfín, un ídolo, dentro de una ciudad grande como es Manta”.

El dirigente manabita, manifiesta que él se convenció de que Delfín podría obtener resultados “En la medida de que nosotros íbamos cumpliendo los pasos, por ejemplo en el primer año fue un equipo muy mal estructurado y como estaba el libro de pases cerrado yo decía que lo importante era mantener la categoría, pero que en el 2015, íbamos a formar un equipo para subir y devolverle a Manta un equipo de primera división. No solamente que subimos, sino que terminamos siendo campeones de la Serie B en ese entonces”.

Además, acotó: “En la medida que cumplimos ese paso, empezamos a soñar en el segundo paso, que era tener la experiencia de un año en el manejo de la Serie A del fútbol ecuatoriano. Desgraciadamente tuvimos el terremoto, nos desbarató el estadio, tuvimos que salir a jugar a Guayaquil, Quevedo, Portoviejo; todos nuestros partidos en realidad de local, eran  de jvisitante, fue muy duro. Recuerdo que en la última fecha, recién pudimos sostener la categoría, pero era a lo que aspirábamos en ese año, tener la experiencia de trajinar en la Serie A del fútbol ecuatoriano y que para el año 2017 íbamos a formar un equipo que fuera protagonista, fue tanto así que llegamos a la final. Entonces en la medida que íbamos cumpliendo esas etapas, íbamos considerando que podíamos seguir haciendo el proyecto del cual habíamos soñado y tener un equipo que fuera protagonista”.

Sobre las bases que sostienen este proyecto: “El conocimiento que tengo dentro del fútbol, la parte profesional de la administración, para poder dar una organización y una planificación. Todo el respaldo que he tenido de la empresa privada de Manta y que soy muy agradecido, porque de lo contrario no hubiésemos podido tener un presupuesto para tener el equipo que hoy somos”.

El éxito de Delfín y lo que ayudaba a que este proyecto no se derrumbe: “Era cuando el periodismo decía, especialmente dentro de Guayaquil y Quito, que han sido siempre las ciudades que han puesto los equipos a término de finales y ser los campeones; y cada vez que uno escuchaba o veía los programas que decían, tranquilos que ya se va a caer el Delfín. Nosotros nos sosteníamos de eso, nos daba grandeza, porque eso nos llenaba de coraje, nos llenaba de motivación, para demostrar que no era lo que la gente decía del Delfín y que cuando fue creciendo, nos convencimos que podíamos llegar a una final”.