POR RAÚL CRUZ MOLINA

(Quito, enero 12).- No está concretado el regreso del delantero paraguayo Luis Antonio Amarilla. El interés de Liga existe, pero la negociación está en proceso. Existe un acuerdo preliminar sobre las condiciones contractuales. El sueldo del ariete paraguayo y la fórmula de salida, siempre y cuando se establezca una opción de compra, al menos por el 50 por ciento del pase, que pertenece a Vélez Sarsfield de Argentina.

En tiempos de pandemia, con el dinero que es cada vez más escaso en las arcas de los clubes, Liga no puede asumir un compromiso extra. Primero, desde lo deportivo, porque ya tiene, al menos en el papel, dos ‘goleadores’ en su nómina y desde lo económico, porque sería innecesario inflar el presupuesto, con un tercer delantero, que juegue como ‘número 9’.

Se han tejido muchas versiones, pero lo único real es que Liga, busca una fórmula para negociar al uruguayo Rodrigo Aguirre, que es un jugador que demanda una alta inversión mensual. Es el top en la tabla de salarios. Se ha confirmado que percibe 78 mil dólares mensuales, una cantidad que rebasa las posibilidades actuales del club. Un despilfarro que no tiene razón de ser. No ha sido justificado.

La posibilidad más clara para Aguirre está en España. En el Rayo Vallecano de la Segunda División, lo que habla de su descenso en el primer nivel del fútbol internacional. Las conversaciones continúan, pero aún no se han definido. Recién el jueves de esta semana, se podría concretar. No hay plena conformidad en la dirigencia alba por su rendimiento en 2020. Lesiones y expulsiones impidieron contar con su aporte. Menos mal, para el equipo que conduce el uruguayo Pablo Repetto, el colombiano Martínez Borja, destapó sus virtudes goleadoras y se proclamó como el ‘artillero del año’. Analizando con frialdad, el rendimiento del delantero nacido en El Chocó, se extravió en los partidos decisivos y en los choques de la Libertadores, también se ausentó de la red. “No es un goleador confiable”, dicen los hinchas de Liga y tienen razón. Con Rodrigo Aguirre fuera de combate, la ‘U’ se quedó sin ninguna esperanza goleadora. Fue eliminado de la Copa y perdió el título en ‘Casa Blanca’ frente a Barcelona. Un tributo a un altísimo precio.

Los números de Rodrigo Aguirre, no han sido buenos en Liga. En 63 partidos concretó 27 goles. Un promedio de 0.36 por encuentro. Una cifra paupérrima para un goleador de verdad. Y eso que su aporte en Liga, siendo precario, es el ‘segundo más alto’ de su carrera. En Udinese de Italia actuó en dos períodos. En el primero no llegó a jugar y en el segundo marcó 1 gol en 20 partidos. En Empoli no anotó. En el Perugia concretó 3 veces en 17 partidos. En el Lugano de Suiza concretó un gol en 10 partidos. En Nacional de Uruguay hizo 14 goles en 33 juegos, su marca mayor, porque en Botafogo en 2018, antes de recalar en Liga, jugó 12 partidos y no hizo un solo gol. En el balance: En 220 partidos, contados desde su debut en Liverpool de Uruguay en 2011, en el cual concretó 27 goles en 63 salidas, ha concretado 59 goles. Un promedio de 0.27 por choque. Apenas una diana, cada cuatro partidos. Para morirse de hambre. ¿De dónde salió su fama de notable goleador?

Cuando efectuamos este análisis en los días previos al arribo de Aguirre a Liga, señalando la escasa producción general del potente delantero uruguayo, fue tomada como una obra de ataque sin fundamento. Las cifras son frías. No han cambiado. Aguirre jugó en el fútbol italiano. Eso es verdad, pero nunca destacó. Hizo cuatro goles en 3 temporadas. Más bien, la fortuna lo acompañó, porque siempre tuvo interesados a la vista. No me queda dudas, que es un jugador tocado por la ‘varita mágica de la suerte’. Es más publicidad que realidad.

En Liga ya se convencieron, que con el ‘cartel no se juega’. Cuesta un vagón de dólares y aporta a ‘cuentagotas’. No va a ser fácil colocarle en otro club, en las cifras que demanda su contrato. Evidentemente se equivocaron. Les ganó la emoción. Aguirre no ha dejado huella en la ‘U’. No ha sido protagonista de ningún momento relevante. No tiene nada que ver con los notables goleadores que vistieron la ‘blusa azucena’. Hablo de Jota Jota Pérez, Claudio Bieler y el mismo ‘’Pirata’ Barcos, para citar tres ejemplos. No es lo mismo ganar un par de partidos, que provocar títulos. Con ganar la Copa Ecuador y la Supercopa, no alcanza en una institución con los ribetes de Liga.

La vinculación de Aguirre se asemeja, al grueso error que cometieron años atrás con el argentino Ariel Nahuelpán. Pagaron una fortuna por él. No sé, si al final lograron recuperar la inversión. Ahora, la idea es recomponer el camino. Amarilla que jugó la última temporada en el Minnesota de la Major League Soccer tiene abierta la puerta de salida en Vélez Sarsfield. Su carta pase vale 2 millones de euros. Es lo que debía abonar Católica, antes que el goleador paraguayo se marche al balompié norteamericano. Ahora el pedido ha cambiado de perfil. Viene, si Liga, compromete la compra del 50 por ciento del pase. No es simple. De cualquier manera, es mucho más ventajoso que mantener a Rodrigo Aguirre. Por ahora, ‘deshojan margaritas y aprietan los dedos’ para que algún club se encandile con la supuesta fama de goleador del delantero ‘charrúa’. A rezar…