Muchos se preguntan porque Barcelona SC no goleó a Cerro Porteño en el partido de Copa Libertadores, asegurando así la clasificación a fase de grupos.

La respuesta cae por su peso, Cerro Porteño es un equipo copero, tradicionalista del fútbol sudamericano y uno de los grandes de Paraguay que además cuenta con jugadores de gran cartel, que ya muchos quisieran contar en sus filas.

Francisco Arce más conocido en el argot futbolero como “Chiqui Arce” es un zorro viejo en estas lides de torneos sudamericanos y con su equipo el “Ciclón de Barrio Obrero” vino a plantearle un galimatias a Barcelona el cual Bustos nunca supo descifrar.

Pero como contrapartida a ese duelo táctico de entrenadores Bustos si logró hacerle daño a Arce en el juego de Guayaquil y fue a través de la pelota parada cobrada de forma magistral por Fidel Martinez. ese gol marcó la única diferencia en el duelo de ida entre ecuatorianos y paraguayos en la batalla del Monumental.

Arce vinó a jugarle un partido inteligente, sin excederse en ofensiva manejando al plantel con mucho equillibrio borrando con marca al asistidor número 1 que tiene BSC en esta Copa como es el argentino Enmanuel Martinez, una vez cerrada esa llave los ataques del local pasaban por lo que Díaz pueda inventarse, pero el Kitu no estuvo lúcido y cayó esa responsabilidad en pies de Alvez que por estas alturas es sólo empeño, pivotear, luchar demasiado, pero de goles, sólo 1 y de penal ante un débil Sporting Cristal en la ida.

Cerro Porteño vino a tener la pelota a manejarla, controlarla y así maniatar a un Barcelona que desparramaba ofensivos y goles en las etapas previas. Arce vino con el libreto estudiado, pero no en su totalidad, supo cortar los circuitos, pero no le alcanzo para ser letal cuando tuvo el dominio, la fortuna le jugó malas pasadas,perdió por lesión a Cáceres y Haedo Valdez pagó el rigor de la humedad guayaquileña y el cansancio por su edad. En una última jugada de ajedrez Bustos trató de sorprender con Byron Castillo como extremo derecho aprovechando su velocidad pero la defensa paraguaya estuvo alerta y oportuna.

El uruguayo Gustavo Tejera al minuto 94 hacía sonar su silbato y bajaba el telón a las acciones entre Barcelona y Cerro Porteño, sólo hubo un grito ensordecedor y había sido el de Fidel con ese gol de tiro libre.

La vuelta en Asunción será otra batalla y esa con más tinte de dramatismo ya que uno quedará eliminado y se perderá la friolera de $3 millones de dólares por haberse quedado al margen de la fase de grupos.

Barcelona parte con la ventaja del 1 a 0, que de mantenerla clasificaría, pero cuanto le durará esa renta a los de Bustos? es la gran interrogante.

En la alineación ideal de BSC se sabía de memoria la dupla de centrales Aimar y Riveros, pero para el próximo miércoles no estará Aimar por suspensión, vaya baja la que tienen los amarillos, el DT tendrá que colocar a un novato jugador para estas lides.

Mientras en Cerro se respira algo de tranquilidad porque ahora el gallito cantará en su establo, pero sin olvidar las lesiones y los contagiados de dengue, en todo caso Francisco Arce no se hará problemas y afrontará el match con lo mejor de su repertorio.

Barcelona viajará a Asunción en vuelo charter el lunes 24 de febrero a las 14 horas y jugará sin duda el partido más importante, porque no sólo busca ganarle a Cerro sino también darle un K,O al campeonato financiero.