(Guayaquil, marzo 6).- Luis Muentes, presidente de la Agremiación de Árbitros en rueda de prensa se refirió a la inconformidad de su gremio ante la designación de Carlos Galarza como presidente de la Comisión Nacional de Arbitraje y desechó la paralización del fútbol en Liga Pro y que van a dirigir bajo protesta.

Muentes inició manifestando que “No somos enemigos de los dirigentes, ni del periodismo, peor del fútbol ecuatoriano. Los árbitros del país nos sentimos desatendidos y a pesar de aquello decidimos iniciar el campeonato con más de 1 millón de dólares de deuda pendiente por parte de la Federación Ecuatoriana de Fútbol”.

De la inconformidad con respecto a la designación de Carlos Galarza: “Hace algunos años los árbitros fuimos agredidos en Morona Santiago y el señor Galarza dijo en el Comité Ejecutivo de la FEF ‘bien hecho que les hayan pegado si pitaron mal’”.

“Luchamos por dignificar el arbitraje ecuatoriano. El directorio de la FEF tiene un problema interno y nos están involucrando a los árbitros en este conflicto del fútbol profesional con el Amateur”, acotó.

Anunció Muentes: “Vamos a dirigir este fin de semana, bajo absoluta protesta, con el conocimiento de la dirigencia y del presidente la Federación Ecuatoriana de Fútbol de nuestra actitud y de nuestra decisión. El señor Francisco Egas, presidente de la FEF, se ha comprometido a resolver el problema con el arbitraje la próxima semana trayendo a gente de la FIFA y tenemos ese compromiso”.

Al finalizar, enfatizó: “Vamos a desconocer al señor Galarza, el golpeador de árbitros, porque no tiene la dignidad para estar frente a los árbitros del país”.