(Riobamba, julio 3).- Ante las declaraciones del presidente de la Asociación de Fútbol No Aficionado de Chimborazo (AFNACH), Gustavo Torres, donde declara en acefalía a Centro Deportivo Olmedo, la presidenta de la institución, Mayra Argüello lo desmintió.

Argüello, en entrevista para radio Cobertura, manifestó: “Una acefalía es cuando un club está en crisis. En lo que se refiere a nuestra institución el actual directorio está inscrito en la Secretaría del Deporte. Me llama mucho la atención que en Twitter determinen de esta manera a nuestra institución (que el club está en acefalía), cuando realmente nos venimos preparando para el arranque de la competición”.

Lo resuelto por AFNACH: “La Asociación le permite tener accesibilidad a los torneos amateur y a los torneos profesionales, tener acreditaciones y hacer crecer el fútbol de la provincia. No es su papel decir si un directorio está en vigencia o no”.

En cuanto a la crisis económica: “La realidad del club es sanear un crisis bastante profunda, hemos podido sanearla paulatinamente. Lo que estamos atravesando ahora es un proyecto a largo plazo. El club nunca ha sido suspendido”.

Sobre los nuevos refuerzos: “Con el profesor Cumbicus hablamos de refuerzos y pudimos hacerlo. Se conoce que en fútbol el jugador llega y hay que entregar primas; hasta que nos entregaron los derechos de televisión nuestro plantel está cancelado”.

Ante las denuncias de varios jugadores por el no pago de sus salarios: “Los jugadores al momento están estables económicamente. Debo desmentir esta aseveración que se dio a una persona ajena a la institución, los que estamos adentro sabemos cómo llevamos la parte deportiva y financiera del club. Cuando los acuerdos ya están cerrados nosotros lo anunciamos. Llegaron Jimmy Bermúdez, Jean Carlos Estacio y ayer se oficializó a Jesí Godoy y estamos hablando de la posibilidad de 2 jugadores más”.

La dirigente dejó claro que “Estamos esperando el reinicio del campeonato, no existe crisis, el club ha tratado siempre de salir adelante con las deudas, no estamos en quiebra. La decisión del profesor Franco fue por temas de salud”.