(Reims, abril 5).- El médico del Stade Reims, Bernard González, se suicidó en su casa después de varios días de haber sido diagnosticado con coronavirus.

El galeno de 60 años estaba en cuarentena con su esposa, quien también contrajo la enfermedad, dejó una carta explicando los lazos entre su fallecimiento y el COVID-19.

Arnaud Robinet, alcalde de la ciudad, confirmó la noticia al diario Le Parisien: “Era un hombre comprometido y muy humano. Era un fiel reflejo de su familia, encantadora y agradable. Sé que dejó una nota explicando las razones de su gesto. Pero ignoro lo que decía”.