POR: RAÚL CRUZ MOLINA

(Quito, abril 23).- El 3 de junio de 2002 marcó nuestra primera aparición en los Mundiales de Fútbol19 años han pasado desde nuestro bautizo en el ‘Cielo del Fútbol’Fue en el Sapporo Dome de Japón ante la linajuda Italia. Los nervios hicieron presa del once dirigido por el ‘Bolillo’ Gómez, que se apresuró a decir, que “competir en esa Copa Mundial significaba iniciar el proceso de aprendizaje”. Tuvo razón. La presión nos pasó factura. Dos goles del ‘Toro’ Cristian Vieri apagaron las luces del encanto. 

Los ‘azurri‘ nos ganaron con absoluta comodidad. En apenas 27 minutos, el equipo dirigido por Giovanni Trapattoni había liquidado el pleito. Vieri inauguró el tablero a los 7 minutos. De zurda colocó la pelota en un ángulo, derrotando a José Francisco Cevallos, tras recibir un centro de Francesco Totti, el astro de la Roma. A los 27 minutos colocó la estocada final. Controló con el pecho un envío sobre la zona de peligro. Superó de prepotencia al zaguero Augusto Poroso y remató con fuerza. ‘Pepe Pancho’ bloqueó a medias y el ‘Toro’ la empujó a la red, sellando el revés ecuatoriano en el debut.

En la segunda escala del primer vuelo mundialista, esperaba México. A los 5 minutos de la primera fracción, Agustín Delgado colocó un cabezazo certero a un centro medido de Ulises De la Cruz. Fue el primer gol en los Mundiales. Fue el 9 de junio de 2002. Nació de la entraña de un goleador eterno como el Tin. El más formidable y productivo artillero que ha vestido la Tricolor en todos los tiempos. Con el permiso de ‘Cabeza Mágica’ Spencer, que brindó su concurso a la selección en sus tiempos de esplendor, pero que no logró alcanzar el objetivo de conducirnos a una justa mundialista, que se ‘nos escapó por un ‘pelo’ en las Eliminatorias para la cita de Inglaterra 1966. 

Los aztecas reaccionaron con furia tras la desventaja y Ecuador perdió el orden y el molde táctico. Jared Borgettiigualó la pizarra a los 28 minutos de la primera fracción, con un remate de zurda que fue incontenible para José Francisco Cevallos. El 1 a 1 condujo a los guerreros al descanso. 

En el complemento, los mexicanos colocaron la segunda diana. Corrían 12 minutos, cuando Gerardo Torradometió otro zurdazo imparable para decretar el 2 a 1, en favor del equipo conducido por el ‘Vasco‘ Javier Aguirre.La inyección del juego profundo de Alex Aguinaga, que ingresó para sustituir a Obregón, un minuto después del gol mexicano no alcanzó para doblegar el arco defendido por el ‘Conejo’ Óscar Pérez, que a los 81 minutos desvió milagrosamente con el pie un remate envenenado de Carlos Tenorio. Y a tres minutos del final, vivió un momento de infarto, cuando Marlon Ayoví colocó una pelota que salió desviada a milímetros del poste del arco azteca. Fue la segunda derrota consecutiva. La opción de clasificar a octavos de final entre los mejores terceros, pasaba a ser un objetivo inalcanzable.

El último partido de ese Grupo G, nos puso frente a Croacia, que mantenía vivas las esperanzas para seguir en carrera, tras el empate entre Italia y México. Fue el 13 de junio del 2002 en el estadio de Yokohama, que registró una entrada fabulosa de 65.862 espectadores. Si la opción de clasificar se había esfumado, los cañones tricolores apuntaron a conseguir el primer triunfo en los Mundiales. Era la fórmula perfecta para despedirse con la frente en alto.

‘Bolillo’ Gómez ordenó un juego práctico y relajado, para multiplicar la presión que rondaba sobre los croatas. La primera fracción concluyó sin goles, pese a las constantes escaladas de Ulises De La Cruz, que buscó reiteradamente la cabeza milagrosa del ‘Tin‘ Delgado y la potencia arrolladora de Carlos Tenorio. Los balcánicos no inquietaron con peligro el arco de José Francisco Cevallos. Alen Boksic, el ‘Angel del gol’ de Croacia fue maniatado por la marca segura y asfixiante de Iván Hurtado y Augusto Poroso.  

En el complemento, Ecuador modificó la mecánica ofensiva. Cambió los centros llovidos por los remates de media distancia y encontró el premio anhelado. Fue a los 3 minutos. Agustín Delgado tocó la pelota hacia atrás para Edison Méndez. ‘Kinito le pegó un derechazo de primera, apuntando al primer palo del golero Stipe Pletikosa que se incrustó en la red. Croacia pugnó por el empate, pero estaba escrita la primera victoria ecuatoriana en los Mundiales. Fue una despedida digna, que el país futbolero saludó con ferviente emoción. Adiós Japón y Corea 2002.