Escrito por Lourdes Garzón.

(Quito, diciembre 20).- La cancha de tenis de la embajada Argentina, en Ecuador recibió a mil hinchas que vibraron y festejaron el título en la gran final de este domingo.

El consulado recibió el doble de la capacidad de aficionados que residen en Ecuador con dos pantallas gigantes para observar el partido Argentina vs Francia.

 

El embajador Gabriel Fucks vivió con intensidad los últimos de los penales hasta romper de alegría por el título obtenido, luego de 36 años.

Uno de sus personeros, Fernando De Abajo, sonrió diciendo “funcionó la cabala”, que consistió en utilizar la misma ropa para todos los partidos del mundial: tenis, Jeans azul y camiseta de la Selección, al igual que el embajador, quien además llevó su tradicional saco rojo.

Boris Nekrasov, agregado de la embajada de Rusia en Ecuador apoyó los gauchos, en la embajada de su amigo Fuks. Boris fue parte del Comite organizador del Mundial de Rusia 2018, de Qatar 2022, destacó “la gran organización, la seguridad, los atractivos turísticos y hospitalidad para los hinchas, pese a tener ideologías distintas “.

El festejo se extendió por varias horas al ritmo de las cumbias argentinas, el vino de Gran Sombrero, bogeda Huentala Wines, el tradicional choripan y la Orangine de la empresa ecuatoriana (desde 1914). Además, los aficionados un grupo de albicelestes llegaron a la Plaza Argentina, en Quito para seguir festejando.

Mientras en la Alianza Francesa, se reunieron unos 300 aficionados, soñaban con reeditar un nuevo título. “Somos subcampeones”, dijo

François Saw, representante de la embajada. Mientras el olor a Quiche Lorraine y el vino tinto eran los aperitivos, el champange se guardo porque no hubo festejo.