(Guayaquil, febrero 3).- Matías Oyola, jugador de Barcelona Sporting Club, en amplio diálogo con radio Huancavilca, se refirió a lo que ha significado su paso por el equipo ‘amarillo’ desde que llegó al país en el 2009.

El ‘Capi’, recordó lo que han sido estos 10 años en el ‘ídolo’, sus mejores momentos en el Barcelona y de cuando le tocó vivir el fantasma del descenso. Además, tuvo ciertas reflexiones de todas las dirigencias con las que ha tenido que trabajar.

Oyola, y sus 10 años en el Barcelona: “Hace más de 10 años vine con la ilusión de que me vaya bien, de poder ganarme un lugar dentro del equipo; 10 años después, con un largo recorrido, con momentos excelentes y con otros no tantos, hoy me encuentro de la misma manera con 37 años y con las mismas ganas de aquel primer día”.

Recordó lo que significó estar a 90’ minutos de descender: “Llegamos al partido con Macará, me acuerdo que arrancamos el partido jugando bien y en una contra nos hacen el gol ellos. Personalmente llegué en el 2009 con las mejores expectativas y se me pasó por la mente estamos descendiendo; luego pasó lo que pasó, sacamos el partido adelante. El partido ante Macará fue algo milagroso en el 2009, no habíamos ganado nunca de visitante ese año, con un gol en contra nadie pensó en darlo vuelta. El último partido ante Liga de Portoviejo, más allá de ser positivo, obviamente la cabeza pensaba lo contrario y ahí estábamos a 90 minutos de descender con el club más grande del país y no era fácil”.

Sobre las dirigencias: “La verdad dirigencialmente no sé si encuentro a uno para destacar. Eduardo Maruri fue muy cercano al jugador, siempre estaba pendiente de nosotros. Luis Noboa es una persona sanguínea, que no se guarda nada, el que diga las cosas así yo lo veo bien. Pocho Harb trató de ser lo mejor en un período de 6 meses que no es parámetro, pero lo que dijo lo cumplió”.

De José Francisco Cevallos, dijo: “La gente tiene que saber, hace 4 o 5 meses que veníamos a entrenar y no había agua en el club; un club que pretendía ser campeón, no puede pasar por estas cosas”.

En cuanto a la llegada de Alfaro Moreno y Aquiles Álvarez: “Beto nos conoce, lo conocemos a él. Aquiles también nos conoce. Pasa por una cuestión de honestidad. El ser humano también lo palpa. Cuando una persona se entrega va a tener del mismo lado la misma respuesta. Si el dirigente es honesto y no te mientes tú, vas a tener un compromiso aún mayor. Ojalá que la dirigencia actual mantenga este compromiso durante los 4 años, la verdad es que han iniciado de buena manera, ojalá que se extienda por 4 años este compromiso y honestidad, Esa honestidad y compromiso lo necesita la institución”.