(Guayaquil, agosto 5).- El lunes 3 de agosto sesionó el Directorio de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), y enseguida aparecieron novedades: una de ellas es la no aceptación al Pdte. Francisco Egas de su informe respecto al “despedido” Cruyff y se pudo conocer de una extensa lista de nombres para ocupar el banquillo dejado por el neerlandés.

La lista es encabezada por Aguinaga, Vélez, Repetto, Octavio Zambrano, Célico, Almada, Miguel Ángel Ramírez todos ellos con algo en común, dirigieron en el medio y conocen la idiosincrasia del futbolista criollo, saben de los efectos de la altitud y como sacarle provecho a  Quito  como fortaleza de la Tricolor.

Pero entre ellos existe una diferencia inmensa en cuanto a capacidades, estilos de juego y propuestas en buen romance o lenguaje callejero defensivistas y ofensivos, reactivos propositivos.

Los nombres no han hecho más que alborotar el avispero y hacer que cada uno de nosotros pongamos en la balanza a nuestro candidato y le hagamos propaganda dándole el peso que necesita para encaramarse.

La danza de nombres empieza por la mañana con el que en exclusivo un directivo le dio a un “connotado comunicador” la noticia gana adeptos hasta el mediodía en que un tuitero lanzó como oficial el apellido de otro profesional y así vivimos estos días de incertidumbre, con vanas discusiones muchas veces que llevan hasta la confrontación o insultos.

Un nombre que ya trascendió es el de Matías Almeyda DT argentino que hace poco tiempo fue tendencia por supuestamente haber estado en la órbita de la tricolor en tiempos de Chiriboga. Incluso dijo haber sido contratado de boca por el titular de la FEF y que después por orden superior ejecutiva (Presidente de la República) se cayó la contratación, la teoría  suena más a leyenda urbana y también algo que no será muy fácil de comprobar (incluso desmentido por Amílcar Mantilla, quien asegura habérselo preguntado a Luis Chiriboga, quien le dijo que eso no era verdad).

En todo caso lo de Almeyda es otro nombre que hoy cogió fuerza sin que llegue a ser del total agrado de la sociedad futbolera.

A la semana le faltan más días antes de llegar a la próxima sesión de Directorio, estoy seguro que se lanzaran más nombres, y aunque las finanzas de la ecuatoriana ya no dan, desechen a los apellidos rimbombantes que Cruyff , Cordón y el Bolillo sumado al Covid-19 han esquilmado al organismo de nuestro fútbol.

¿Pero quien debe ser el técnico de Ecuador, qué características, directrices y lineamientos debe manejar en un país polarizado por el regionalismo, la ingobernabilidad y el inconformismo?

El fútbol moderno de posesión y alta tenencia con un enorme equilibrio y altas dosis de presión son ingredientes de una receta de éxito, pero no se lo consigue de la noche a la mañana, quien venga con ese librito y pregone esas ideas habrá ganado de mi parte un enorme respaldo, pero ¿qué busca ahora la FEF?

“Menos averigua DIOS y perdona”

Que los encuentren iluminados a los directivos que firmaron una tensa tregua para elegir al futuro entrenador de Ecuador y calma para una afición que se acostumbró a vestir de frac en los mundiales.