(Perís, junio 5).- Rafael Nadal sigue grabando su nombre en la eternidad. El español conquistó este domingo su 14º título de Roland Garros extendiendo una de las mayores gestas jamás vistas en el deporte moderno. Sobre la tierra batida de la Court Philippe Chatrier, y rodeado por unos vítores que aclaman su leyenda, el mallorquín forjó uno de los triunfos más emotivos de su carrera profesional.

El No. 5 del Pepperstone ATP Rankings superó por 6-3, 6-3, 6-0 al noruego Casper Ruud tras dos horas y 18 minutos para levantar su 22º título individual de Grand Slam, afianzándose como el jugador masculino más laureado de todos los tiempos. El español mantiene un impecable balance en finales sobre la capital francesa (14-0) donde ha construido una hazaña inmortal.

“Es muy complicado describir los sentimientos que tengo”, indicó Nadal tras recibir el trofeo. “Es algo que nunca había soñado. Estar con 36 años siendo competitivo de nuevo, jugando en la pista más importante de mi carrera lo significa todo para mí. Me da mucha energía para seguir. Quiero dar las gracias a todo el mundo, gracias a París”.

“Es increíble jugar aquí con un apoyo increíble. Me da mucha felicidad. No sé qué puede suceder en el futuro, pero voy a intentar todo para seguir compitiendo aquí de nuevo”.

Bajo una jornada de cielos nublados, Nadal encontró un persistente rival al otro lado de la red. El noruego Ruud, debutante en una final de Grand Slam, salió decidido a mostrar por qué es uno de los miembros más recientes del Top 10 mundial. En el escenario más imponente para enfrentar al balear, al que jamás había medido en partido oficial, el escandinavo sufrió para encontrar sus golpes.

Ningún jugador conoce la arcilla de París como Nadal y pronto se encargó de subrayarlo. El español arrebató los dos primeros turnos de servicio a Ruud como bienvenida en la Philippe Chatrier, convirtiendo el partido en un remolque mental desde el inicio. Con pelotas dirigidas sobre el revés del noruego, el mallorquín hizo patentes los nervios de su rival para atrapar un primer set ordenado.

La segunda manga ofreció un guión más competido. La combatividad de Ruud, campeón de siete títulos ATP Tour sobre arcilla, salió a relucir con mayor soltura en sus golpes. Tras un juego errático que Nadal cerró con una doble falta para entregar en blanco su servicio, el noruego se situó con 3-1 en el marcador y la esperanza de igualar la contienda.

Sin embargo, con la autoridad por bandera a la espalda, el mallorquín marcó el territorio de inmediato. Nadal enlazó cinco juegos consecutivos para hacer retroceder a Casper, que apenas tardó unos minutos en encontrarse dos mangas sobre sus hombros. Una doble falta del noruego entregó al español el segundo set y le colocó a un paso de una nueva copa.

Camino de una de sus principales tradiciones recientes, y bajo un ambiente plenamente festivo, la Court Philippe Chatrier desató una ola en el graderío. Si Nadal iba camino de su enésima copa en la arcilla de París, lo haría rodeado por una celebración unánime en la grada.

Lejos de relajarse en esa atmósfera, ninguno para completar un trabajo como el español. Nadal dibujó una tercera manga de pura concentración, buscando en cada tiro la sentencia del partido. Su ímpetu le llevó a construir un definitivo 6-0, sin permitir una mínima reacción de Ruud, que cedió los últimos 11 juegos del partido, sucumbiendo en su primera final de Grand Slam ante la leyenda del mallorquín.

“Hay que felicitar a Rafa. Todos sabemos el gran campeón que eres. Hoy he comprobado lo que se siente al jugar ante ti en una final. Muchos han estado antes en esta posición”, reconoció Ruud. “Me has recibido en tu academia con los brazos abiertos, así que te agradezco la inspiración. Espero que sigas jugando durante un tiempo”.

El triunfo del español refleja una novedad histórica en su trayectoria deportiva. Nadal ha logrado por primera vez levantar los títulos del Abierto de Australia y Roland Garros dentro de una misma temporada, confirmando su dominio en los torneos de Grand Slam. El mallorquín coloca dos coronas de distancia sobre Roger Federer y Novak Djokovic, ambos ganadores de 20 grandes, en la lista histórica de campeones.

Nadal ha completado uno de los cuadros de Grand Slam más exigentes de toda su carrera. Tras superar al No. 1 mundial Novak Djokovic, al No. 3 Alexander Zverev, al No. 8 Ruud y al No. 9 Felix Auger-Aliassime, el español se ha convertido en el tercer jugador que firma cuatro victorias Top 10 camino de la copa en un Grand Slam desde la instauración del Pepperstone ATP Rankings (1973). Solamente lo habían conseguido Mats Wilander (Roland Garros 1982) y Roger Federer (Abierto de Australia 2017).

¿Sabías Que…?
Rafael Nadal se ha convertido en el campeón individual masculino más veterano en la historia de Roland Garros. Dos días después de cumplir 36 años, el mallorquín supera el registro establecido 50 años por su compatriota Andrés Gimeno en Roland Garros en 1972 (34 años, 10 meses).