(Madrid-España, junio 21).- Real Madrid sigue su colección de polémicas arbitrales en este regreso de LaLiga. En esta ocasión no fue por un fuera de juego, si no por un penalti sobre Vinicius que el colegiado Estrada Fernández vio claro y el VAR lo vio igual o si no fue así, no intervino. El penalti que transformó Sergio Ramos para poner el 0-1 en el minuto 50 que encarriló el triunfo blanco. Todo eso, entre las protestas de la Real Sociedad que de nada sirvieron.

Y por si faltara aún más polémica, a la Real Sociedad le anularon el 1-1 de Januzaj en el minuto 68 por fuera de juego posicional de Merino que estaba en fuera de juego en la trayectoria del disparo de su compañero. Otro fuera de juego que se alió con el Real Madrid.

El equipo vasco estaba apretando a un Real Madrid que le dio el control del juego al rival y comenzó a pasarlo más, pero apareció Benzema para poner el 0-2 en el minuto 70. Un gol también ‘vestido’ de cierta polémica porque pareció que el francés se había ayudado del brazo para marcar, pero tras las revisiones del VAR, el gol subió al marcador.

Parecía que todo estaba ya decidido, pero la Real Sociedad no había dicho su última palabra. Merino marcó el 1-2 en el minuto 83 que le dio aire al equipo vasco para intentar darle la vuelta al marcador.

Viendo a situación, Zidane dio entrada en el campo a Mendy y Modric para asegurar el triunfo, el liderato.