(Guayaquil, febrero 21).- Roberto ‘La Tuka’ Ordóñez, jugador del Club Sport Emelec, conversó con DebaTV Sports, de su actualidad en lo futbolístico y lo que le ha costado mantenerse en el mundo deportivo. Confesó que estuvo a punto de retirarse del fútbol.

‘La Tuka’, y su paso inesperado al Emelec, siendo hincha confeso de Barcelona: “Fue sorpresivo, porque todo fue rápido, en 24 horas. Mi representante Daniel Chedraui me llamó y me dijo ‘tengo una corazonada que te vas a quedar aquí en Guayaquil, tu tranquilo confía en mí’, pero no me decía nada. Luego me llamó a las 11 de la noche, me dio la noticia y no sabía que responder, me quedé helado. Chedraui me dijo ‘después de Dios cree en mí, te acabo de cerrar en Emelec, solo lo que necesito es el sí, el presidente necesita el sí y vamos y firmamos contrato’. La verdad que todo fue demasiado rápido y hasta el presidente (Nassib Neme) estaba en Salinas y tuvo que regresar para cerrarlo”.

Agregó que ya años anteriores, tuvo la oportunidad de reunirse con Neme: “Me reuní dos veces, en el 2015 cuando estuve en el Mushuc Runa, que quería cerrarme para el siguiente año pero no se dio. Y el siguiente año cuando me volví a reunir creo fue en el 2016, pero no se pudo cerrar por pequeñas cosas y ahora la tercera es la vencida y como lo dije en el campeonato, la tercera fue la vencida y quedamos campeón”.

De la posibilidad de llegar a Barcelona de la mano de Fabián Bustos: “Tuve acercamientos varias veces con la directiva de Barcelona, en la finalización del 2017, 2018 igual, cuando tenía todavía contrato con Delfín, era un poquito complicado, no se dieron las opciones. De jugador a empresario y directivo se había resuelto, pero de club a club no”.

Del estratega Bustos: “La verdad que él es mi maestro. Yo soy muy agradecido por todo lo que logramos el año pasado, las dos finales extraordinarias, que de un plantel tan chico se logró tantas cosas importantes”.

La competencia en la interna del Emelec por ganarse un puesto en el rol titular: “Estoy trabajando, sé que los que estamos ahí, los tres 9 estamos pasando por un buen momento, Joao Rojas también está pasando por un buen momento y estamos trabajando para ser titular, para estar en un equipo grande como es Emelec. Al frente nuestro está un estratega muy inteligente; el profesor Rescalvo sabe lo que hace, y a veces el planteamiento de él es difícil por jugar con dos 9, pero el de a poco está buscando el nivel deseado que quiere de su grupo, y el once ideal”.

“Yo no bajo los brazos, sigo trabajando, sigo dando lo mejor de mí en lo físico, en lo futbolístico, en lo táctico, en lo técnico, en todo trabajo, porque siempre me preparo para partidos importantes, para la guerra, no solo para los partidos de ahora, sino que me estoy preparando para todo el torneo. Cuando me toque tengo que hacerlo bien y tuve la bendición de poder entrar el fin de semana y Dios me bendijo con ese gol (ante Orense); fue maravilloso y nos salvó de una derrota”, acotó Ordóñez.

Luego del gol, en el abrazo interminable con Juan Rescalvo, que le dijo: “Voy a ser sincero, un día antes estábamos trabajando el táctico, estuvimos haciendo definición y no pude empalmar ni una directo al arco de cabeza, pero me lo dijo ‘tranquilo que mañana la Tuka marca un gol, tengo fe en eso y vas a ver Tuka’ y se dio. Como no lo iba a abrazar, como no le iba a agradecer, si puso esa piedrita para que yo entrara a jugar, muy agradecido”.