(Quito, agosto 18).- El jugador de Liga de Quito, Rodrigo Aguirre, tras anotar en el partido ante Olmedo, se refirió a su actualidad en el equipo ‘Albo’ y de lo que significo ganarle a Barcelona antes de la paralización del torneo.

En diálogo con radio La Red, Aguirre, manifestó: “Qué cosa más linda ganar un partido así, la cancha estaba en muy mal estado, sumado al viento. Logramos revertir un resultado adverso y en lo anímico es muy importante. Los delanteros vivimos para hacer goles. Fue un desahogo por cómo terminé el año anterior y luego por la pandemia que nos afectó a todos. Me quedó el rebote como soñamos los delanteros y le pegué fuerte”.

Sobre jugar sin público: “No es lo mismo jugar sin público, que la cancha esté llena y la gente te aliente pero la adrenalina nadie te quita de marcar un gol. Volver a compartir un vestuario, a sentir esas sensaciones juntas de alegría, ansiedad. Ese tercer gol era para colgarse del tejado. El nivel de competencia y adrenalina en la cancha es siempre la misma”.

En cuanto al siguiente rival, Universidad Católica: “Católica el año pasado se nos hizo difícil, son un gran equipo. No hay mucho tiempo de preparación por partidos seguidos. Tenemos la obligación de salir a ganar ante cualquier rival”.

Además, de su no titularidad: “Internamente todos queremos jugar, tenemos una muy buena relación y respeto con Martínez Borja. Soy buen suplente porque él también lo hizo conmigo. Vamos a jugar cada tres días y necesitamos estar todos bien. Ingresar al cambio se aprovecha el cansancio, la desventaja entrar en ritmo y no salir del primer ahogo en ocasiones”.

Recordó de manera breve, lo que significó ganarle a Barcelona en el Rodrigo Paz: “Fue un regalo del fútbol ganarle a Barcelona”.