(Guayaquil, junio 7).- El 10 de junio de 1990 quedará marcado por siempre en la historia del deporte ecuatoriano, fue el día en el que Andrés Gómez Santos ganó el título de campeón de Roland Garros, uno de los cuatro Grand Slam del tenis profesional, superando en cuatro sets al joven norteamericano André Agassi y alzando el trofeo más importante en la carrera.

Andrés Gómez en su cuenta de twitter, ha repasado hace dos semanas toda la historia de esta participación en el Abierto de París, cada partido, cada detalle, recordando momentos inolvidables de su paso por esa edición de Roland Garros, cuando Ecuador entero celebró este éxito deportivo.

A pesar de que el título lo logró el 10 de junio, Andrés en su cuenta de twiiter repasa este domingo como el día de la final, contando detalles de ese memorable triunfo de 6-3, 2-6, 6-4, 6-4 ante Agassi y las palabras que le dijo una vez conseguido el título: “Tranquilo que tú tienes tiempo para ganar el tuyo, pero esta era tal vez mi última oportunidad”.

Los triunfos de Andrés Gómez en Roland Garros 1990

En la primera ronda venció al español Fernando Luna 7-6, 6-1, 7-6; en la segunda ronda al uruguayo Marcelo Filipini 7-6, 6-2, 6-1; su tercer rival fue el ruso Alexander Volkov, al que superó 6-2, 7-5, 4-6, 6-3; en octavos de final venció al sueco Magnus Gustafson, quien no se presentó por lesión; en cuartos de final venció al francés Thierry Champion 6-3, 6-3, 6-4; en la semifinal al austriaco Thomas Muster 7-5, 6-1, 7-5 y en la final a Agassi 6-3, 2-6, 6-4, 6-4.

La página de la ATP también repasa esta victoria de Andrés Gómez y hemos tomado estractos de su artículo, para repasar lo ocurrido aquel 10 de junio.

Y una vez llegó hasta el box, se encontró primero con Juan Andrés, de dos años y medio. El abrazo que unos minutos antes no pudo recibir como hijo, ahora lo daba como padre.

“Recuerdo que en el grupo de máximos candidatos estaban [Thomas] Muster, Agassi y [Andrei] Chesnokov. En otro grupo estábamos [Stefan] Edberg, [Boris] Becker, [Henri] Leconte y yo”.

“No venía jugando bien, me estaba acercando a los 30 años y me empecé a cuestionar ciertas cosas”, asegura Gómez en una larga conversación con ATPTour.com. Luego de ser eliminado en Roland Garros 1989, llegó a pensar en regresar a su casa en Florida, Estados Unidos, y saltarse Wimbledon. Pero su agente lo convenció de viajar a Londres para que hablara con un posible nuevo entrenador: el chileno Patricio ‘Pato’ Rodríguez. De su mano, Andrés volvería al Top-10 y encararía Roland Garros 1990 con esperanza.

Aun así, la juventud de sus rivales amenazaba con dejarlo otra vez con las manos vacías en un major. “Necesito un cuadro que me permita llegar a la segunda semana sin desgaste”, recuerda Andrés que pensó. Y la vida concedió su deseo: solo enfrentaría rivales por fuera del Top-50 camino a octavos de final. Sin embargo, todavía debía lidiar con algo más. En comparación con la mayoría de los participantes del torneo, Andrés tenía otras responsabilidades en su vida: Anna María, su esposa desde 1986, y su hijo Juan Andrés.

“Para esa gira por Europa, que empezó en Estoril, no pudimos conseguir una persona que nos ayude con los cuidados de mi hijo. Y así decidimos viajar. Yo tenía una maleta, mi esposa, dos. Y el resto eran de mi hijo, llenas de juguetes y hasta un triciclo porque había que ingeniárselas para entretenerlo. Todo giraba alrededor del tenis, pero a mí me tocaba estar con mi hijo también y colaborar”. Ese año en París, Andrés fue menos tenista que esposo y niñero de su hijo. Eso, paradójicamente, fue fundamental para terminar triunfando.

Más detalles en

https://www.atptour.com/es/news/roland-garros-1990-andres-gomez-campeon