(Yakarta, octubre 1). – La Liga 1 de Indonesia registró uno de los episodios más trágicos en la historia del fútbol internacional. El duelo entre Persebaya Surayaba y Arema Malang registró una espiral de violencia generalizada que dejó 127 muertos y 180 heridos en uno de los partidos y rivalidades con mayor tradición en el fútbol de la nación asiática.

Los disturbios masivos estallaron tras la finalización del compromiso por parte del árbitro central, decenas de hinchas locales invadieron el gramado de juego lo que generó un enfrentamiento con las autoridades presentes. Según el primer reporte oficial, 34 personas fallecieron dentro de las instalaciones deportivas mientras las 93 restantes durante los respectivos traslados a casas de salud cercanas.